Padres y Madres: Maestros de la salud oral

Hoy te acercamos unos sabios consejos
para mantener feliz y saludable la sonrisa de tus hijos

  • Sé un buen ejemplo. Cuida tu salud oral para mostrarles a tus niños que cuidar los dientes es importante y no muy difícil.
  • Elige tu dentista cuidadosamente. Asegúrate de seleccionar a alguien que les guste a ti y a tu familia y sea una persona en la que puedan confiar. Las visitas serán más agradables para todos.
  • Cumple con el plan recomendado. Lleva a tus niños al dentista con regularidad —generalmente cada seis meses— para limpiezas y controles de rutina. Esto es bueno, no solo para su salud dental, sino que también puede ayudar a tus niños a generar un ambiente de comodidad con el dentista.
  • Recuérdales que se cepillen los dientes. Siempre pregunta a tus niños si se lavaron los dientes antes de irse a la escuela y antes de ir a dormir. Si cepillarse los dientes es una lucha constante, para hacerlo divertido, intenta cepillar tus dientes al mismo tiempo, ¡tararear una canción o “cepillarle” los dientes a un juguete cuando terminen de lavarse los suyos!
  • Enséñales la importancia de usar hilo dental. Usar hilo dental es tan importante como cepillarse los dientes y también puede ayudar a prevenir la enfermedad de las encías.
  • Reemplaza bebidas con gas o zumos por agua. Las bebidas azucaradas dejan los dientes cubiertos de azúcar y listos para la caries.
  • Reduce la cantidad de azúcar en su alimentación. Aunque no sea fácil, este esfuerzo es importante para muchos aspectos de su salud más allá de los dientes.
  • Recompensa los hábitos saludables. De vez en cuando, deja pequeños obsequios o premios del «hada de los dientes» para recompensar a tu niño por practicar una buena salud oral.

Y, muy importante también: lo que NO debes hacer

  • No dejes que se cepillen solos: necesitan ser supervisados para asegurarse que llegan a todos los dientes y lo hacen correctamente.
  • No dar importancia a los dientes temporales: ¡grave error! También pueden sufrir caries y afectar a los dientes permanentes futuros.
  • No esperes demasiado a llevarle al dentista. Es recomendable agendar visita al año.
  • No usar flúor: se recomienda pasta fluorada desde el principio.

Ya lo ves: los progenitores son los principales agentes en la educación de sus hijos.

Enseñarles hábitos saludables desde el principio es uno de los mejores regalos que les podemos hacer.

Y para cuando lo necesites o tengas dudas: aquí estaremos. Te acompañamos en este camino, mano a mano para procurar la mejor salud bucodental para tu pequeñ@.

 ¡Te esperamos en nuestros centros!

Dr. Manuel López de Calatayud - Blog - Padres y Madres, maestros de la salud oral

Comments are closed.